Dólar cae por mejora en apetito por riesgo

El dólar se debilitaba el lunes, al desvanecerse el impacto de la sorpresiva alza en la tasa de descuento dispuesta la semana pasada por la Reserva Federal y al mejorar el apetito por los activos de riesgo.

El euro se recuperaba de un mínimo de nueve meses frente al dólar, pero las persistentes preocupaciones sobre las finanzas públicas de Grecia limitaban sus ganancias, al tiempo que el dólar caía frente al yen.

El dólar subió la semana pasada después de que los mercados cambiarios interpretaron el alza en la tasa de descuento como una señal de que un ajuste monetario podría estar más cerca.

Pero las declaraciones de funcionarios de la Fed buscaron desalentar esa especulación, lo que junto con una cifra moderada de inflación conocida el viernes llevó a los mercados a reducir sus expectativas de una pronta alza en las tasas de interés de referencia.

El euro se negociaba a 1,3611 dólares, con pocos cambios frente al viernes pero lejos del mínimo en nueve meses de 1,3442 dólares alcanzado la semana pasada.

Frente al yen, el euro caía un 0,3 por ciento a 124,34 yenes, tras superar la marca de 125,00 yenes en Asia en medio de un alza de las acciones.

El dólar, por su parte, se depreciaba también un 0,3 por ciento, a 91,29 yenes.

El yen frenó sus pérdidas frente al euro después de que el leve retorno del apetito por activos de riesgo renovara la demanda por carry trades.

La moneda única ganaba apoyo con un reporte que indicaba que Alemania estaba preparando un plan para que los países del área monetaria den ayuda a la endeudada Grecia por hasta 25.000 millones de euros (33.000 millones de dólares), pese a que la Comisión Europea desmintió la información.

Esta semana, toda la atención se concentrará en el testimonio que el miércoles y el jueves dará el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, ante el Congreso. Los inversores buscarán señales sobre el rumbo de la política monetaria.

La publicación de un alza en el índice de enero de la Fed de Chicago sobre la actividad económica estadounidense no tuvo impacto en el mercado.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta