Europa revisa opciones para frenar crisis deuda griega

Los ministros de Finanzas de la zona euro discutían el viernes la crisis de deuda griega y precisaron que Atenas estaba tratando de aclarar el funcionamiento del mecanismo de ayuda, en vez de activarlo.

El primer ministro griego, George Papandreou, dijo al Parlamento que cualquier petición para activar el paquete de ayuda financiera de 40.000-45.000 millones de euros (entre unos 56.000 y 63.000 millones de dólares) anunciado por los gobiernos de la zona euro se realizaría en el mejor interés del país si fuera necesario.

«Estamos tomando todas las acciones preparatorias requeridas», dijo Papandreou, cuyo gobierno socialista ha anunciado drásticas medidas de austeridad en una apuesta por recortar su déficit y aplacar los temores de los mercados financieros sobre su capacidad de honrar su deuda.

Los ministros de finanzas de la zona euro anunciaron el domingo pasado que acordaron una facilidad de préstamo de emergencia que Grecia podría utilizar si lo necesita y que el Fondo Monetario Internacional podría participar en lo que sería el primer rescate de un país de la zona euro.

Mientras trata de refinanciar una deuda mayor que su Producto Interno Bruto, Grecia se aproximó a la activación de la ayuda el jueves, cuando afirmó que estaba buscando conversaciones con autoridades europeas y del FMI, que mandarán equipos al país el lunes.

«Se trata de preparar un programa conjunto de condicionalidad y financiamiento por si es necesario», dijo el comisario Europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn.

Rehn participa en una serie de reuniones de los ministros de Finanzas europeos y gobernadores de bancos centrales en Madrid, en las que Grecia deberá someter a revisión su situación.

«No hay ningún indicio de que Grecia vaya a pedir ayuda hoy», dijo Jean-Claude Juncker, primer ministro de Luxemburgo y presidente de la primera de las reuniones en Madrid del viernes, a la que asisten ministros de las 16 naciones de la zona euro y Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo.

Los mercados financieros, donde Atenas necesita cancelar o refinanciar cerca de 53.000 millones de euros de su deuda, con buena parte de esto tan pronto como el 19 de mayo, permanecían cautelosos, con los rendimientos del bono griego a 10 años trepando a 7,3 por ciento el viernes.

Esto llevó al diferencial de los rendimientos en las notas de Grecia frente a sus pares de Alemania, la prima de riesgo que demandan los inversionistas para optar por los bonos griegos, a 425 puntos base.

El euro, por su parte, retrocedía frente al dólar.

En una carta a la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI publicada por la prensa el jueves, el ministro de Finanzas griego, George Papaconstantinou, propuso discusiones sobre «un programa multianual de políticas económicas».

El ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schaeuble, quien no participó de las conversaciones en Madrid, dijo en una entrevista a una emisora radial alemana que esperaba que Grecia tuviera opciones de salir de sus problemas sin ayuda.

«Aún creemos que los griegos avanzan en la dirección correcta, y que a la larga, no necesitarán activar la ayuda, quizás», dijo en la entrevista con la emisora Suedwestrundfunk.

Por otra parte, la agencia de gestión de deuda de Atenas informó el viernes que el país emitirá nueva deuda por un total de 1.500 millones de euros (2.000 millones de dólares) en letras a 13 semanas el 20 de abril.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta