Bolsas de Europa operan con fuertes caídas

Las acciones europeas y el euro se hundían el martes y los bonos alemanes alcanzaban un nuevo máximo, ante la preocupación de los inversionistas sobre la suerte de los bancos de la zona euro y el impacto de las medidas de austeridad sobre el crecimiento económico.

La endeudada Italia es la nueva nación de la zona euro que prevé anunciar un plan trienal de austeridad valuado en 24.000 millones de euros el martes. Como anticipo de estas medidas, la confianza del consumidor itálico cayó a un mínimo de un año en mayo, por debajo de las previsiones de analistas.

El índice paneuropeo de acciones FTSEurofirst 300 bajaba un 2,8 por ciento a su menor nivel desde principios de septiembre, empujado por los títulos bancarios, cuando se retomaron las operaciones en gran parte de Europa continental tras un largo fin de semana, durante el cual el Banco de España intervino la caja de ahorros CajaSur.

El rescate es probablemente el primero de una serie de pequeñas financieras en España, pero analistas subrayaron que esto había sido largamente planeado y era parte de los esfuerzos por racionalizar al sector más que una amenaza a la estabilidad financiera.

Pero los mercados seguían nerviosos, ante posibles nuevos problemas en el sur de Europa que afecten a los grandes bancos de la zona euro, donde existen miles de millones en deuda pública y privada de la región.

El dólar, visto como un refugio seguro de los problemas de deuda en Europa, ganaba un 1 por ciento frente al euro y la libra esterlina.

Las bolsas en Europa y Asia también eran golpeadas por los temores a las medidas de austeridad anunciadas por los gobiernos europeos que enfrentan pesados déficits y deudas, y que podrían afectar la recuperación económica global.

El sistema financiero global está mostrando signos de creciente tensión, aunque todavía bastante menos que el pánico provocado por el colapso del banco de inversión Lehman Brothers en septiembre del 2008.

El diferencial del swap de bonos a dos años de Estados Unidos, una medida clave de la tensión del sistema financiero, subió a un nuevo máximo de un año de cerca de 60 puntos básicos, desde los 51 puntos del lunes. Pero alcanzó los 160 puntos base en las semanas posteriores a la crisis de Lehman.

Una corriente vendedora ha golpeado a las acciones del mundo pese al compromiso de 1 billón de dólares de los líderes europeos, que no fue suficiente para calmar los temores de que los problemas de deuda griega se esparzan por otras naciones endeudadas, particularmente del sur de Europa.

Deja una respuesta