Bolsas de Asia caen al mermar euforia por apreciación del yuan

Las bolsas asiáticas y los precios de las materias primas retrocedieron el martes cuando inversores cautelosos recogieron beneficios tras un repunte provocado por el anuncio de que China dará a su moneda una mayor flexibilidad.

Además de las preocupaciones respecto a China, los mercados financieros esperaban conocer el presupuesto de Gran Bretaña, que se revelará más tarde y que contendría importantes recortes de gastos y alzas de impuestosk, en medio de los temores por los niveles de deuda soberana en Europa.

Las reformas cambiarias chinas dispararon una recuperación global el lunes en activos de riesgo por esperanzas en que un yuan más fuerte podría robustecer su formidable poder de compra de bienes importados y materias primas, dando a la recuperación económica un estímulo fresco.

Pero esa euforia se desvaneció rápidamente cuando los inversores evaluaron con más detenimiento el impacto que la decisión podría tener en la demanda china de corto plazo, y se volvieron más escépticos acerca de cuánto permitirá Pekín que se aprecie el yuan.

Los grandes bancos estatales chinos mantuvieron el yuan controlado el martes, un día después de su mayor apreciación desde que la moneda fue revaluada en el 2005, indicando que Pekín permitirá que el yuan se aprecie mucho más lentamente que lo que piden sus críticos en Occidente.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró con un descenso del 1,2 por ciento, tras una sesión en la que los inversores extranjeros pasaron de compradores a vendedores luego de que el referencial cerró en la víspera en su máximo nivel en un mes.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas caía un 1,07 por ciento, con pérdidas en los sectores de tecnología y materias primas arrastrando al referencial. El lunes, el índice trepó un 3,2 por ciento, a máximos de cinco semanas.

El banco central de China estableció el martes el punto de referencia diario del yuan en 6,7980 unidades contra el dólar, su nivel más alto desde la revaluación de la moneda china en julio del 2005, dando señales de que podría permitir que su divisa se aprecie aún más.

Pero la decisión dio a los mercados apenas un breve respiro pues el mercado al contado del yuan cayó rápidamente. El yuan subió hasta un máximo de 6,7900 unidades por dólar temprano, un 0,11 por ciento con respecto al lunes, pero posteriormente retrocedía un 0,35 por ciento.

El optimismo temprano se propagó a otras monedas, como el euro, que subió en las primeras operaciones, pero posteriormente ese repunte se revirtió y la moneda europea se negociaba a 1,2289 dólares por unidad.

Los analistas esperan más volatilidad en el corto plazo mientras los mercados calculan cuál es la magnitud de la apreciación del yuan que Pekín está dispuesto a tolerar.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta