Chile crece con inflación contenida, ven suave alza tasa

Chile transita por una sólida expansión de su economía y con una inflación bajo control, pese a vigorosas importaciones, lo que afianza la idea de que el Banco Central seguirá con suaves alzas de su tasa clave, en medio de la fortaleza del peso.

El lunes, el Banco Central informó que el superávit comercial del país alcanzó a sólo 214,9 millones de dólares, el más bajo en casi dos años y la mitad de lo esperado por analistas, debido a que las importaciones opacaron las exportaciones lideradas por el cobre.

Las exportaciones tuvieron un alza interanual del 11,3 por ciento a 5.281,3 millones de dólares, mientras que las importaciones subieron un 32,6 por ciento a 5.066,4 millones de dólares.

El creciente dinamismo de las importaciones en la balanza comercial ha estado impulsado en buena parte por la fortaleza del peso, que ha avanzado cerca de un 14 por ciento desde fines de junio.

Así, la apreciación de la moneda local se ha transformado en un verdadero aliado para importaciones de bienes y materias primas, pero en un dolor de cabeza para los exportadores ante la pérdida de competitividad.

El efecto más latente de las importaciones baratas se refleja en los últimos indicadores de inflación.

El estatal Instituto Nacional de Estadísticas informó también el lunes que los precios al consumidor subieron un 0,1 por ciento en octubre, por debajo de lo esperado por analistas.

Pero más sorpresivo fue que el indicador subyacente de los precios al consumidor cayó un 0,1 por ciento.

«Creo que estamos en un momento muy favorable, muy positivo y ese momento tiene que ver también con que los indicadores de inflación subyacentes están también en franca retirada», dijo el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

Entre enero y octubre, la inflación acumulada llegó al 2,8 por ciento, mientras que en doce meses, medido a octubre, fue del 2,0 por ciento.

Para todo el 2010, el Banco Central ha estimado una inflación del 3,9 por ciento y el próximo año del 3,2 por ciento.

«Estamos en una combinación virtuosa y la combinación es alto crecimiento, alta creación del empleo y la inflación contenida», dijo Larraín.

La semana pasada se conoció que la economía chilena creció un 6,5 por ciento en septiembre, con lo que la actividad doméstica acumuló una expansión cercana al 7 por ciento en el tercer trimestre.

Tras los últimos datos de crecimiento e inflación, se refuerza la idea de que el Banco Central suavizaría su incremento de la tasa referencial en los próximos meses, lo que se ve acrecentado por la fortaleza de la moneda local y su efecto en las importaciones.

La tasa clave de la economía chilena se ubica actualmente en 2,75 por ciento, luego de permanecer hasta mediados de año en un mínimo histórico de 0,5 por ciento para alentar la actividad por los efectos de la crisis global.

Fuente: Agencias

Deja una respuesta