Acciones japonesas suben, mineras pesan en bolsa australiana

Las acciones subieron el miércoles en Asia, donde el Nikkei japonés mantuvo su repunte en el cuarto trimestre impulsado por inversores que aprovecharon oportunidades en uno de los mercados internacionales desarrollados más baratos.

El dólar estaba estable tras una fuerte recuperación contra el euro en la errática sesión del martes, mientras que el franco suizo se mantuvo cerca de su máximo contra el dólar y el euro, favorecido por los inversores que buscaron refugio ante los problemas de deuda en Europa.

Un dólar más débil ha incrementado la demanda por materias primas valuadas en la moneda estadounidense, y el cobre en la bolsa de metales de Londres trepó a un récord a 9.437,50 dólares la tonelada el miércoles.

La fortaleza del precio del cobre no logró dar apoyo a las acciones de las mineras Rio Tinto y BHP Billiton, que en ambos casos perdieron más de un 1 por ciento luego de que fuertes lluvias interrumpieron las tareas de minería y embarque.

El alza de la tasa de interés dispuesta por China en Navidad también llevó a los inversores a preocuparse por una demanda más débil por los metales industriales, pero analistas dijeron que el impacto posiblemente tenga corta vida.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio subió un 0,5 por ciento, pese a que un yen más fuerte lastimó los títulos de exportadores como Canon Inc. El Nikkei ha ganado casi un 10 por ciento en el último trimestre del 2010, aunque acumula un descenso del 2 por ciento en el año.

Con las acciones negociándose a alrededor de 1,1 veces su valor de libro, Japón sigue siendo uno de los mercados desarrollados más baratos detrás de Irlanda, Grecia e Italia, países aquejados por problemas de deuda.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas ganaba un 0,7 por ciento y acumula una subida de más del 13 por ciento en el año. El referencial australiano iba contra la tendencia regional y terminó plano, contenido por los descensos de las mineras.

El panorama en los mercados de divisas era típicamente irregular ante la proximidad de fin de año, cuando los volúmenes reducidos pueden causar movimientos exagerados.

El dólar se negociaba en torno a 82 yenes, y el euro se mantenía a 1,3130 dólares, tras superar un rápido retroceso desde máximos de dos semanas tocados la sesión previa a 1,3274 dólares.

El precio del petróleo retrocedía ligeramente por pronósticos de clima un poco más cálido tras fuertes nevadas en el noreste de Estados Unidos, el mayor consumidor de combustible para calefacción.

Los futuros del crudo estadounidense caían 8 centavos, a 91,42 dólares por barril. El clima frío ayudó a que el precio trepara el lunes a un máximo de 26 meses, a 91,88 dólares.

El oro al contado se negociaba a alrededor de 1.406 dólares la onza.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta