Economía de China se enfría, inflación retrocede

La producción industrial de China se desaceleró mucho más de lo esperado en abril, sugiriendo que la segunda economía del mundo se enfría, lo que reduce la necesidad de una política monetaria más agresiva pese a que la inflación se mantiene elevada.

La inflación anual de China retrocedió levemente a un 5,3 por ciento en abril desde el máximo de 32 meses en marzo de un 5,4 por ciento. Aunque la tasa estuvo por sobre lo esperado, persiste la opinión de que las presiones de precios ya tocaron techo y podrían empezar a ceder en el segundo semestre.

La producción industrial creció un 13,4 por ciento interanual, más de un punto porcentual por debajo de las expectativas y de la cifra de marzo.

El crecimiento de las ventas minoristas también se desaceleró más de lo previsto, mientras que el incremento anual de la oferta de circulante y de los préstamos en yuanes tocó su menor tasa en 29 meses, señales de que las medidas para enfriar la economía están comenzando a afectar.

La mayoría de los analistas dijeron que el banco central podría relajar un poco su endurecimiento monetario, mientras que un destacado economista del Gobierno chino fue más allá al afirmar que las autoridades monetarias podrían estar preocupados por una desaceleración demasiado rápida.

«El banco central será muy cauto sobre elevar las tasas de interés», dijo Wang Jian, investigador de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma. «De hecho, creo que podría detener las alzas de tasas de interés y recortarlas en el segundo semestre del año», afirmó a Reuters en una entrevista.

Otros analistas no estaban tan seguros.

Dijeron que el banco central se estaba acercando al fin de su ciclo de endurecimiento monetario tras cuatro alzas de tasas desde octubre y siete incrementos en los requerimientos de reservas bancarias a un récord del 20,5 por ciento para las grandes entidades. Pero creen que se necesitaría más ajuste.

La economía que más crece en el mundo se expandió más del 10 por ciento el año pasado, tras salir rápidamente de la crisis financiera global.

La autoridad monetaria, que tiene una meta de inflación del 4 por ciento para este año, ha declarado que frenar las alzas de precios es su principal prioridad, ya que las subidas de los alimentos avivaron temores a una inflación más amplia que pueda descarrilar la recuperación o generar descontento social.

Los precios de los alimentos cayeron un 0,4 por ciento en abril desde marzo, pero subieron un 11,5 por ciento respecto a un año atrás. Los precios restantes se elevaron un 0,4 por ciento.

Analistas han dicho que la caída en los precios de los alimentos apunta a un alivio de las presiones inflacionarias generales. La inflación general podría subir aún más a mediados de año -en parte para reflejar una baja base de comparación en el 2010- pero se aliviaría en la segunda mitad del año.

EFECTOS DE ENDURECIMIENTO

Las cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas demostraron que el crecimiento de la producción en todas las grandes industrias se desaceleró en un año a abril.

El incremento en la producción de los productos más importantes, como el cemento, también se frenó, aunque el ritmo de producción de fierro crudo y fierro fundido repuntó.

Analistas explicaron que la producción fue frenada en parte por las restricciones de oferta de electricidad, pero aún demostraba que la economía se estaba enfriando.

Las ventas minoristas aumentaron un 17,1 por ciento, menos que el 17,6 por ciento previsto y que el 17,4 por ciento de marzo.

Los bancos chinos extendieron 739.600 millones de yuanes (113.900 millones de dólares) en préstamos en moneda local en abril, más que lo proyectado por el mercado que esperaba una cifra de 700.000 millones de yuanes, dijo el miércoles el Banco Popular de China.

El crecimiento de la oferta de circulante, medido por el indicador M2, fue de un 15,3 por ciento, menos que el 16,5 por ciento pronosticado y el ritmo más bajo en 29 meses.

Los préstamos pendientes en yuanes a fines de abril subieron un 17,5 por ciento interanual, la tasa más reducida en 29 meses y una señal de que las presiones inflacionarias se están moderando.

Fuente: Reuters

Deja un comentario