Fed dice no hay argumentos sólidos como para subir o recortar tasas de interés

La Reserva Federal mantuvo las tasas de interés sin cambios el miércoles y señaló pocas ganas de ajustarlas en el corto plazo, destacando las continuas ganancias en el empleo, el crecimiento económico y la probabilidad de que la débil inflación se acelere.

“Pensamos que nuestra postura de política monetaria es apropiada por el momento; no vemos un argumento sólido para moverla en cualquier dirección”, afirmó el presidente del banco central, Jerome Powell, en una conferencia de prensa tras el término de la reunión de dos días del organismo.

En general, afirmó, “nos veo en una buena trayectoria para este año”.

Los responsables de la política monetaria de la Fed dijeron que el actual crecimiento económico, un sólido mercado laboral y una eventual aceleración de la inflación siguen siendo “los resultados más probables” tras una década de expansión en Estados Unido

“El mercado laboral sigue fuerte (…) la actividad económica aumentó a un ritmo sólido” en las últimas semanas, dijo el banco central de Estados Unidos en un comunicado, un día después de que el presidente Donald Trump pidió a la Fed que bajara las tasas un punto porcentual para estimular la economía.

La Fed además redujo la cantidad de intereses que le paga a los bancos por los excesos de reservas a un 2,35 por ciento desde un 2,40 por ciento, en un esfuerzo por asegurar que su tasa de interés a un día se mantenga dentro de su actual rango objetivo.

La principal preocupación analizada en el comunicado fue la actual “apagada” inflación, que se mantiene por debajo del objetivo del 2 por ciento de la Fed. El comunicado sugiere que un reciente declive de la inflación podría ser más persistente de lo estimado, y ya no se podía culpar simplemente a la caída de los precios de la energía.

Los datos más recientes mostraron que una medida de la inflación subyacente se ubicó en un 1,6 por ciento, lo que sería un problema si significa que los hogares y las empresas tenían dudas sobre la fortaleza de la economía y estaban menos dispuestos a gastar o invertir.

Powell afirmó a periodistas que el declive en la llamada inflación subyacente se debía probablemente a factores transitorios y estimó que avanzaría hacia el 2 por ciento.

“Si viéramos la inflación persistentemente por debajo (del objetivo), eso es algo que nos preocuparía y algo que deberíamos tomar en cuenta al fijar la política monetaria”, agregó Powell.

Pero por ahora, el jefe de la Fed afirmó que la baja inflación permite al banco central ser “paciente” al decidir sobre cualquier cambio de su tasa de interés de referencia, que se mantuvo en un rango de entre un 2,25 por ciento y un 2,50 por ciento.

Fuente: Reuters

Los comentarios están cerrados.