Quiñenco pide anular impedimento para compra Terpel Chile

El grupo Quiñenco solicitó el martes a la Corte Suprema que revoque un fallo que le impide comprar los activos de la distribuidora de combustibles Terpel en Chile, por los que planeaba desembolsar unos 320 millones de dólares.

Quiñenco, del grupo económico local Luksic, calificó de ilegal y arbitraria la orden del Tribunal de la Libre Competencia (TDLC) chileno que rechazó la operación.

“La resolución del TDLC es ilegal, arbitraria y se funda en meras suspicacias sin prueba alguna (…) Todos los expertos que intervinieron en la consulta señalaron que la operación no afectaba la libre competencia en el mercado de los combustibles líquidos”, dijo la firma en un comunicado.

Quiñenco anunció en septiembre un acuerdo para comprar la firma a su competidor, el grupo forestal y energético Empresas Copec, que está obligado a vender esa filial tras adquirir los activos de la colombiana Terpel en América Latina.

El grupo Luksic buscaba tener mayor presencia en el rubro luego de comprar en mayo del 2011 el negocio local de distribución de combustibles de Shell, una operación valuada en 633 millones de dólares.

“De autorizarse la operación consultada, tales riesgos se verían agravados, considerando que Copec y Enex/Shell ya comparten infraestructura de transporte y almacenamiento a lo largo del país”, agregó el organismo antimonopolio.

Al respecto, la firma dijo que al comprar Terpel Chile, su empresa Enex pasaría a tener una participación de mercado “sustancialmente inferior -alrededor del 25 por ciento – a la del principal actor del mismo, como es Copec, que ostenta cerca del 60 por ciento del mercado”.

EL TDLC había señalado además que la elevada concentración en la industria de distribución de combustibles impacta especialmente en el segmento minorista, donde existen barreras a la entrada y expansión para competidores.

No obstante, Quiñenco aseguró que “la operación permitía que la entidad fusionada rivalizara eficazmente con el líder del mercado, lo que era un objetivo buscado por el TDLC y a su vez produciría beneficios para los consumidores”.

El tribunal recalcó en su oportunidad que se mantiene vigente la obligación de Copec de desprenderse de Terpel Chile, para lo cual fijó un nuevo plazo de cinco meses.

Deja una respuesta