Bolsa local opera estable en zona de consolidación de los 4.600 puntos, tendencia alcista de corto plazo sigue intacta

El análisis de diferentes time frames tiene por objetivo identificar las distintas tendencias en las cuáles cotiza una determinada acción o índice bursátil, con el fin de definir mejores señales de compra y venta de acuerdo a la tendencia del time frame principal que utilice el inversionista para tomar sus decisiones de trading.

Cada time frame cuenta con características propias que lo hacen más adecuado para cada inversionista en función de su perfil de riesgo, horizonte de inversión y rentabilidad objetivo.

Por lo general utilizamos un time frame diario en nuestros análisis del IPSA con el fin de conocer los movimientos de corto plazo en la bolsa local. Sin embargo, si un inversionista desea tomar sus decisiones de inversión con un horizonte de largo plazo, debido a que no posee el tiempo suficiente para estar pendiente del mercado todos los días, podría definir su estrategia en la bolsa local en base a un análisis con gráficos semanales del IPSA.

Una estrategia basada en análisis de gráficos con cierres semanales o incluso mensuales, tiene como fin identificar una tendencia más estable y con un movimiento más amplio y de mayor duración, antes de que se produzca un cambio en la tendencia principal. En una estrategia de largo plazo con análisis de cierres semanales, las operaciones pueden durar varios meses e incluso varios años.

A continuación, vemos un análisis del IPSA para cierres mensuales. En el gráfico, se ha utilizado una escala semilogarítmica, que mide las distancias entre precios en porcentaje, mientras que la escala aritmética muestra la misma distancia en el valor de la variación absoluta, así la escala logarítmica nos proporciona una mayor justicia matemática cuando el activo que se está analizando ha sufrido fuertes variaciones de precio o se trata de un periodo de tiempo muy largo.

Gráfico IPSA Monthly

En el gráfico con time frame mensual, es posible identificar dos importantes líneas de tendencia. Cabe recordar, que una línea de tendencia alcista se traza tangente a los mínimos ascendentes, por lo que, al identificar los dos primeros mínimos es posible proyectar una línea de tendencia tentativa. Así, la Línea de Tendencia 1 sólo posee dos puntos de apoyo, por lo que no es muy fiable, sin embargo entrega como referencia una zona de soporte importante en el nivel de los 2.500 puntos para la tendencia de largo plazo en el IPSA, es decir, una corrección o ruptura de la Línea de Tendencia 2 debería encontrar una fuerte presión compradora en torno a dicho nivel.

Por su parte, la Línea de Tendencia 2 posee una mayor fortaleza debido a que fue validada en una tercera oportunidad en torno a los 4.100 puntos en diciembre del 2012. Con un tercer mínimo confirmando la línea de tendencia propuesta como confirmación. Así, se confirma que el precio tenderá a moverse en la dirección de la tendencia, y con una determinada velocidad.

Mediante un análisis gráfico del IPSA con cierres mensuales, un inversionista que mantenga su cartera accionaria con un horizonte de largo plazo, no debería mover su cartera mientras el IPSA siga cotizando sobre la Línea de Tendencia 2. Cada corrección del mercado hacia la línea de tendencia representa una oportunidad para aumentar la exposición en su cartera accionaria, con un stop loss definido por debajo de la línea de tendencia alcista. En el gráfico se observa que la Línea de Tendencia 2 actúa como soporte en torno a la zona de los 4.000-4.100 puntos, por lo que una caída por debajo de dicho nivel confirmaría el cambio de tendencia en el IPSA para el rally comenzado en noviembre del 2002.

Si nuestro perfil de inversionista es de largo plazo, sin embargo deseamos mantener una gestión activa sobre nuestra cartera accionaria y aprovechar las tendencias de menor duración para tomar utilidades y posteriormente tomar posiciones a un mejor precio, es posible analizar el gráfico del IPSA con cierres semanales.

En primer lugar, se debe determinar cuál es la dirección de la tendencia principal de largo plazo, con el fin de definir si nuestra estrategia será comprar, vender o mantenernos fuera del mercado. A simple vista, podemos notar que la tendencia del IPSA de largo plazo es alcista, debido a la sucesión de nuevos máximos y mínimos cada vez mayores.

En estos momentos, la Línea de Tendencia 2 definida en el gráfico anterior marca la pauta a la hora de determinar la estrategia, por lo que al estar operando bajo una tendencia alcista dominante, nuestra estrategia debe ser buscar oportunidades de compra.

Sobre la línea de tendencia principal, podemos identificar dos movimientos alcistas menores, con una duración de 5 años y una rentabilidad superior al 250% para el primer rally alcista, y un segundo rally que comenzó en enero del 2009 y alcanzó máximos en torno a los 5.000 puntos en diciembre del 2012, acumulando una rentabilidad superior al 100%.

Luego de alcanzar máximos en torno a los 5.000 puntos, el IPSA entró en un período de corrección, llevando al índice a testear la línea de tendencia principal en torno a los 4.100 puntos.

La caída a la zona de soporte de los 4.100 puntos gatilló una fuerte presión compradora, con el indicador de fuerza RSI confirmando nuevas señales de compra, tras superar la línea de tendencia bajista.

Gráfico IPSA Weekly

La convergencia en las señales de compra mediante el análisis de múltiples indicadores técnicos y patrones gráficos, confirma el cambio de tendencia en el IPSA y el fin de movimiento correctivo que tuvo sus inicios tras encontrar una fuerte resistencia en los 5.000 puntos.

Un análisis gráfico del IPSA con un time frame diario, permite ejecutar la estrategia definiendo un mejor timing y precio de entrada. Así, luego de validar en tres oportunidades el piso de los 4.100 puntos (“triple piso”) y posteriormente superar la línea de tendencia bajista de corto plazo en torno a los 4.200 puntos, fue posible confirmar las primeras señales de compra en el IPSA.

La ruptura de la línea de tendencia bajista de largo plazo en torno a los 4.500 puntos, confirmó el cambio de tendencia en la bolsa local, entregando nuevas alertas de compra y una señal para aumentar la exposición en el mercado accionario.

En el corto plazo, los próximos objetivos para el IPSA se encuentran en las zonas de resistencia de los 4.700 y 5.050 puntos. 

Gráfico IPSA Daily

Uno de los usos principales del análisis de múltiples time frames consiste en disminuir de espacio temporal para encontrar mejores puntos de entrada y salida, añadiendo la dimensión temporal superior con el objetivo de tener la visión de una tendencia mayor y más estable a la hora de definir una estrategia de inversión.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion