IPSA debe enfrentar zona de resistencia clave antes de confirmar señales de compra

Análisis IPSA

Tras un fuerte descenso en el primer mes del año, las acciones chilenas suben sobre el 3% en febrero, recuperando gran parte de las pérdidas del año.

Sin embargo, el principal índice accionario chileno esta lejos aún de confirmar señales claras de recuperación. En estos momentos, el IPSA opera bajo una importante línea de tendencia bajista que actúa como resistencia de corto plazo en torno a los 3.700 puntos (máximos de enero de 2014), por lo que mientras el índice bursátil mantenga sus cotizaciones por debajo de este nivel, el sesgo bajista de corto plazo se mantiene intacto.

Al alza, un cierre mensual sobre los máximos de enero en torno a los 3.700 puntos, confirmaría la ruptura de la línea de tendencia bajista y podría gatillar una fuerte presión compradora en las acciones chilenas y llevar al IPSA a testear la próxima zona de resistencia en el nivel de los 4.000 puntos.

Por el contrario, si las acciones chilenas comienzas a entregar nuevos signos de debilidad en torno a la zona de los 3.600 puntos, podríamos ver una nueva ola vendedora en la bolsa chilena que podría llevar al IPSA a testear el próximo soporte en la zona de los 3.200 puntos (Retroceso del 61,8% de Fibonacci).

Las acciones chilenas se encuentran operando en un mercado bajista desde fines del 2010, por lo que el avance de febrero podría ser sólo un rebote técnico o “pullback” dentro de una tendencia bajista.

Por su parte, los indicadores técnicos RSI y MACD en el gráfico de cierres mensuales, siguen operando a la baja sin entregar aún señales claras de recuperación. Técnicamente, para confirmar nuevas señales de compra, el indicador RSI debe subir sobre el nivel de 45 y el indicador MACD debe superar la línea neutral cero, por lo que mientras el IPSA siga operando en tendencia bajista, la recomendación es mantenerse fuera de la bolsa local.

Gráfico Monthly IPSA (cierres mensuales)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion