Análisis Técnico Acciones: CCU, EMBONOR-B, ANDINA-B

El principal índice accionario chileno acumula ganancias cercanas al 14% en el año, impulsado en gran parte por títulos pertenecientes a los índices sectoriales COMMODITIES e INDUSTRIAL, que mantienen avances del 17,55% y 37,5% respectivamente. Sin embargo, acciones ligadas al sector retail y consumo, que deberían tener un mejor rendimiento que el promedio en ciclos positivos de la bolsa, se han mantenido rezagadas en relación al IPSA. El índice sectorial RETAIL mantiene un tímido avance cercano al 7% durante 2017, mientras que el índice CONSUMO ha subido un 11,5% en estos primeros tres meses del año.

Las tres acciones que lideran los avances en el sector CONSUMO corresponden a CCU, EMBONO-B y ANDINA-B, con retornos del 17,21%, 16,94% y 8,12% respectivamente.

Tras un fuerte rebote técnico en la zona de los $6.500, las acciones de CCU han estado operando bajo una fuerte presión compradora, superando los máximos del 2016 y en busca de sus máximos históricos en torno al nivel de los $8.800.

Los indicadores técnicos RSI y MACD siguen operando al alza sin entregar aún señales claras de debilidad, por lo que la ruptura de la resistencia de los $8.000 debería impulsar a la acción hacia los $8.800 en las próximas sesiones.

Por su parte, las acciones de ANDINA-B vienen operando dentro de un canal lateral limitado al alza por la zona de los $2.750 y a la baja por el nivel de los $2.300.

En lo que va del 2017 los títulos de ANDINA-B acumulan ganancias del 8% y se encuentran a pasos de testear la barrera de los $2.750, por lo que un fuerte avance por sobre dicho nivel entregaría nuevas señales de compra, impulsando a la acción en busca de la siguiente resistencia en la zona de los $3.000 y posteriormente en los $3.200.

Los indicadores técnicos RSI y MACD operan al alza, en zona de sobrecompra pero sin entregar aún señales claras de debilidad, por lo que la ruptura de la barrera de los $2.750 es clave para ver nuevos avances en el papel.

Las acciones de EMBONOR-B han escalado cerca de un 17% este 2017, extendiendo el rally de un 38% que tuvo el papel el 2016.

En este momento, la acción se encuentra testeando sus máximos históricos en torno a la zona de resistencia de los $1.600, por lo que un fuerte avance por sobre dicho nivel gatillaría una fuerte presión alcista, impulsando a las acciones de la embotelladora en busca de nuevos máximos.

A la baja, la zona de los $1.300 representa el soporte de corto plazo, por lo que mientras el papel siga operando por sobre dicho nivel el sesgo alcista se mantiene intacto.

Por su parte, los indicadores técnicos RSI y MACD siguen alcistas y con espacio para nuevos avances, por lo que podríamos ver una ruptura de sus máximos en las próximas sesiones.

Los comentarios están cerrados.