IPSA sigue presionado por menor apetito por riesgo en mercados globales

Las acciones chilenas volvieron a caer en la sesión del lunes, acumulando seis sesiones de pérdidas consecutivas, arrastradas por una fuerte salida de flujos en los mercados emergentes debido a la crisis de Turquía y la incertidumbre por la guerra comercial entre EEUU y China.

Tras un breve rebote técnico en la zona de soporte de los 5.250 puntos a comienzos de julio, el principal índice accionario chileno vuelve a caer presionado por cierre de posiciones largas en torno a la zona de resistencia de los 5.500 puntos, representada por la media móvil simple de 250 días.

En este momento, el índice accionario se encuentra testeando la zona de soporte de los 5.250 puntos, definido por el nivel de retroceso de Fibonacci del 23,6%, por lo que un nuevo retroceso por debajo de los 5.200 puntos debería gatillar una mayor presión vendedora y llevar a las acciones chilenas en busca del próximo soporte de importancia en torno a la zona de los 4.900-5.000 puntos, lo que representa un retroceso de al menos un 4% desde los niveles actuales.

En lo que va de agosto, la bolsa local ha perdido mas de un 3%, llevando a las acciones nacionales a perder cerca de un 6% en el 2018.

La media móvil simple de 250 días entregó un importante soporte técnico a la tendencia alcista del IPSA desde su inicio el 2016, por lo que tras la caída del índice accionario por debajo de la media móvil a fines de junio gatilló el cierre de todas nuestras posiciones en la bolsa local por cambio en la visión del mercado.

Por su parte, los indicadores técnicos RSI y MACD se encuentran operando a la baja, sin entregar aún señales claras de recuperación, por lo que mantenemos el sesgo bajista mientras el IPSA siga cotizando por debajo de la media móvil simple de 250 días.