Acciones de EE.UU. se desploman por miedos sobre salud financiera zona euro

Los inversores de Wall Street lucharán la semana próxima con la turbulencia que rodea a la crisis de deuda en Europa y a la perspectiva de otra ronda de decepcionantes datos sobre la economía estadounidense.

Algo casi garantizado es que habrá más volatilidad luego de que el principal funcionario alemán en el Banco Central Europeo renunció y de que circularon rumores sobre un default griego este fin de semana. Grecia calificó a los rumores de especulaciones de mercado destinadas a dañar al euro.

Las matrices de negocios recientes en el mercado y la actividad con opciones a futuros también sugieren que la volatilidad registrada durante agosto se mantendrá a lo largo de septiembre.

La repentina renuncia presentada el viernes por Juergen Stark a su cargo en el BCE se conoce tras el conflicto en torno a la política del banco de comprar bonos soberanos para combatir la crisis de deuda en la zona euro, y genera dudas sobre un programa que ha resultado un estabilizador crucial del mercado en los últimos meses.

En una semana con pocas novedades en materia de resultados corporativos -apenas se destacan Best Buy Co Inc y Pall Corp-, los inversores pondrán su atención en una serie de datos para tener pistas de que la economía ha recuperado su andar. Los datos económicos de los últimos dos meses han dejado pocos motivos para el optimismo.

Pero en la zona euro, donde desde hace dos años hay una crisis de deuda soberana que ha sacudido a los inversores de todo el mundo, estará el verdadero foco.

De Gan destacó el papel crítico del BCE en la potencial solución de los temas de deuda soberana, resaltando las implicancias para los mercados globales de cualquier reporte sobre disputas internas.

Un alto funcionario de Estados Unidos, que habló tras el cierre de una reunión del Grupo de los Siete en Francia, dijo que no había dudas de que los funcionarios europeos tienen la capacidad para lidiar con el tema y quieren mostrar a los mercados que tienen la voluntad de hacerlo.

Los datos económicos que se conocerán durante la semana próxima incluyen las cifras de ventas minoristas, y los índices de precios al consumidor y al productor.

El analista de Credit Suisse Andrew Garthwaite aumentó la probabilidad de una recesión moderada a 25 por ciento desde 20 por ciento, citando preocupaciones sobre el crecimiento de Estados Unidos y un pobre liderazgo político en Europa. Asimismo, el analista rebajó su meta 2011 para el S&P 500 a 1.180 desde 1.220 puntos, mientras que también rebajó el pronóstico 2012 a 1.260 desde 1.300.

Al mismo tiempo, el índice referencial S&P 500 ha estado encerrado en un rango de unos 100 puntos -entre 1.120 y 1.220 puntos- durante el último mes, dejando al mercado susceptible a amplios vaivenes diarios. La continua alza del índice de volatilidad CBOE también apunta a grandes movimientos en el mercado. El índice subió casi un 20 por ciento y superó el nivel de 40 por primera vez desde el 26 de agosto, lo que indica que los inversores están más nerviosos.

Weekly Chart S&P 500

Fuente: Agencias

Deja una respuesta