Bolsas de Asia caen por preocupaciones crecimiento global

Las bolsas en Asia caían el viernes luego de que datos que revelaron un debilitamiento en la actividad fabril de China y la zona euro avivaron el temor a una ralentización de la economía global.

Las acciones ligadas a las materias primas -como las de la minera BHP Billiton- exhibían los peores desempeños, pero el petróleo se estabilizaba después de caer en la sesión anterior y el cobre rebotaba desde un mínimo en dos semanas.

Datos reportados el jueves mostraron que la actividad fabril en China se contrajo en marzo por un quinto mes consecutivo, mientras que la manufactura en Alemania y Francia sufrió una caída que incluso los economistas más pesimistas no habían previsto.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cayó un 1,1 por ciento y el índice MSCI de acciones asiáticas excluyendo a Japón bajaba un 0,3 por ciento, en camino a una pérdida semanal de casi un 2 por ciento.

Los datos débiles de las dos mayores economías de Europa continental sugieren que la zona euro que no podrá evitar una recesión, mientras que en China un economista gubernamental dijo que la economía enfrenta a una mayor presión a la baja que la prevista.

Aunque una desaceleración en Europa y China había sido prevista, los inversores están nerviosos por la caída en los nuevos pedidos en ambas regiones.

La creciente aversión al riesgo llevó a los inversores a buscar seguridad en el yen, que subió más de un 1 por ciento contra el dólar el jueves.

La moneda nipona retrocedía levemente el viernes a alrededor de 82,80 unidades, mientras que el dólar se mantenía estable contra una cesta de monedas importantes.

El dólar australiano se debilitaba en torno a 1,0380 dólares estadounidenses.

El petróleo subía un 0,1 por ciento, con el crudo Brent de Londres cotizando en torno a 123,26 dólares el barril y el petróleo estadounidense moviéndose cerca de 105,43 dólares.

El cobre rebotaba desde una caída de un 2 por ciento en la sesión anterior, con los futuros del metal rojo en la Bolsa de Metales de Londres ganando cerca de un 0,7 por ciento, a 8.350 dólares la tonelada, pero aún en camino a una pérdida semanal.

El oro al contado, que en los últimos meses ha perdido su atractivo tradicional de refugio seguro y ha tendido a moverse en sintonía con otras materias primas, se debilitaba un 0,1 por ciento a alrededor de 1.643 dólares la onza, preparándose para su cuarta semana consecutiva de pérdidas.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta