Monedas de A.Latina operarán volátiles, más apetito riesgo

La monedas de América Latina tendrán una semana volátil mientras el mercado digiera el último reporte de empleo de Estados Unidos, que el viernes evidenció un fuerte crecimiento en el sector privado pese a que el dato no cumplió con las previsiones de analistas.

Tras el festivo por Semana Santa que mantuvo cerradas algunas plazas regionales, los inversores vuelven a los mercados con un renovado interés en activos de riesgo tras la publicación de varios indicadores que sugieren que la recuperación económica global va tomando cuerpo.

Sin embargo, analistas subrayan que el mercado mostrará una mayor resistencia a extender la apreciación que experimentaron las divisas latinoamericanas en los últimos meses, especialmente el peso mexicano y el real brasileño, aunque tampoco ven motivos para un retroceso.

Impulsada por el sector privado, la mayor economía del mundo creó en marzo 162.000 puestos de trabajo, el mayor incremento en tres años, una señal de que la recuperación económica avanza y que necesita menos ayuda estatal.

Pese a que un sondeo de Reuters esperaba la creación de 190.000 nuevas plazas y que la tasa de desempleo se mantuvo estable, la sólida contratación privada dio al informe un tono más positivo de lo esperado.

El Dólar Index, que mide el desempeño del billete verde frente a una cesta de seis monedas de referencia, subió el viernes un 0,6 por ciento, a 81,306, mientras que la divisa estadounidense también repuntó a máximos de siete meses contra el yen.

El real brasileño cerró al alza el jueves en 1,767/1,769 por dólar, reflejando el optimismo sobre la recuperación de la crisis económica mundial.

Sin embargo, la moneda de la primera economía de la región arranca el segundo trimestre sin rumbo claro, afectada por los vaivenes en los ingresos del país y el volátil comportamiento del mercado cambiario global.

El peso mexicano cerró el miércoles en 12,387 unidades por dólar, según el precio de referencia de Reuters.

En Chile, la moneda podría continuar subiendo en la semana tras cerrar el jueves en 521,8/522,1 pesos por dólar, su mayor nivel en dos semanas, impulsado por los precios del cobre y el comienzo de las labores de reconstrucción tras el sismo que sacudió en febrero al mayor productor mundial de cobre.

El peso argentino continuará operando con estabilidad, dada la firme política impuesta desde el Banco Central para impedir movimientos bruscos en la cotización. El peso en el mercado interbancario argentino, donde el Banco Central interviene con compra y venta de divisas, cerró marzo con una baja del 0,45 por ciento, a 3,8775 pesos por dólar, mientras que en el mercado informal subió un 1,05 por ciento, a 3,8825 unidades.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta