Felipe Larraín: Incremento en oferta bonos es improbable

Hacienda no espera incrementar el tamaño de su primera oferta internacional de bonos tras el devastador terremoto de febrero, dijo el sábado su ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

Hacienda anunció el viernes que venderá 1.500 millones de dólares en bonos en los mercados internacionales, en la que será su primera operación de este tipo en seis años.

“El escenario más probable es que mantengamos esa cifra. Eso es lo más probable, aunque no es un compromiso”, sostuvo Larraín en una entrevista con Reuters en actividades complementarias de la reunión de primavera boreal del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Chile enfrenta una brecha de financiamiento de cerca de 5.900 millones de dólares este año, precisó el ministro, quien asumió la cartera bajo el nuevo gobierno de centroderecha del país, liderado por el presidente Sebastián Piñera.

Larraín dijo que la razón para no aumentar el tamaño de la venta de los bonos, lo que no sería considerado como un problema para la que es vista como la economía mejor dirigida de América Latina, es el impacto que esto tendría sobre el tipo de cambio del país.

“Si hacemos una gran emisión de bonos, digamos duplicar lo que anunciamos, los efectos sobre el tipo de cambio se sentirían de inmediato porque los mercados anticiparán que más recursos extranjeros, más dólares, entrarán al mercado”, explicó.

Para llenar la brecha en el financiamiento, el Gobierno está usando una combinación de deuda, de su fondo soberano y de ventas de participaciones minoritarias en compañías que operan en sectores como el agua potable y los bienes raíces, dijo el ministro.

“Pero si los pones juntos, podría equivaler a algo. No voy a decir una cifra, porque una vez que lo haces quedas atado a tus propias palabras”, dijo Larraín.

El índice de crédito de Chile, sólidamente asociado a su grado de inversión, es la envidia de la región.

El Gobierno venderá 1.000 millones de dólares en bonos denominados en dólares estadounidenses y 500 millones de dólares en bonos globales denominados en pesos, que Larraín dijo serían los primeros de su tipo en la historia del país.

MONEDA

El terremoto y posteriores tsunamis mataron a cientos de personas y provocaron cerca de 30.000 millones de dólares en pérdidas, por daños a la infraestructura y pérdidas en la producción.

El manejo fiscal prudente del mayor productor mundial de cobre ha dotado al país de una importante cantidad de fondos soberanos en caso de emergencias. Aún después de sufrir una caída de 9.000 millones de dólares el año pasado, el fondo permanece en cerca de 11.000 millones de dólares.

Larraín dijo que repatriar una importante cantidad de dinero del fondo a la economía o pedir demasiado del extranjero podría ser peligroso.

“Si tuviésemos una apreciación significativa de la moneda en el proceso de reconstrucción, reconstruiríamos luego del terremoto y tsunamis, y por otra parte podríamos destruir partes de nuestra producción local y capacidad productiva y no queremos hacer eso”, agregó.

Los productores locales verían que sus bienes y servicios en el mercado global serían más caros, asfixiando la demanda que ellos necesitarían para reconstruir.

Como consecuencia inmediata del terremoto, hubo expectativas de ingresos fuertes de dólares estadounidenses a la economía, debido a que el Gobierno recurriría a fuentes externas de financiamiento.

En cambio, la moneda perdió terreno en las últimas semanas, acumulando pérdidas de cerca de un 2,6 por ciento este año, mientras los inversores se daban cuenta de que los planes del Gobierno significaban que se repatriarían menos dólares de lo esperado.

Larraín enfatizó la total independencia del banco central, pero también el respaldo del Gobierno a mantener la tasa de interés en un 0,5 por ciento.

El dijo que existe un delicado equilibrio, y peligro, entre reaccionar muy pronto y limitar la recuperación y actuar muy tarde y enfrentar una creciente inflación.

Larraín también dijo que es ampliamente comprendido que la actual tasa “no es una tasa de equilibrio”.

“Así que el banco central comenzará a normalizar, tendrá que normalizar la tasa de interés con el tiempo. Pero creo que básicamente, los bancos centrales son siempre un poco más conservadores que los ministros de hacienda”, declaró.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta