Fed deja tasas estables y destaca panorama económico

La Reserva Federal de Estados Unidos dejó el miércoles las tasas de interés estables, en cerca de cero, y renovó su compromiso de mantenerlas bajas por un “periodo prolongado”, aunque mostró un tono más optimista sobre la recuperación de la economía y el empleo.

Al concluir un encuentro de dos días que se llevó a cabo bajo el telón de fondo de una creciente turbulencia financiera en Europa, el banco central estadounidense dijo que el gasto del consumidor y de las empresas estaba ganando fuerza.

“La actividad económica ha continuado fortaleciéndose y (…) el mercado laboral comienza a mejorar”, dijo el banco central estadounidense en un comunicado.

La descripción del mercado laboral fue de alguna manera más brillante que en marzo, cuando la Fed dijo solamente que el empleo se estabilizaba. El banco central reiteró que los empleadores seguían renuentes a contratar más trabajadores.

Igualmente, repitió una frase en el comunicado de política monetaria observada de cerca por los mercados, de que las tasas de interés probablemente permanezcan excepcionalmente bajas por un “periodo prolongado” debido a la baja inflación y el alto desempleo.

La economía de Estados Unidos se ha estado expandiendo desde el pasado verano boreal con mayor rapidez de la esperada, saliendo gradualmente de su recesión más profunda desde la Gran Depresión.

El Producto Interno Bruto subió a un ritmo anual del 5,6 por ciento en el cuarto trimestre y se pronostica que haya mostrado un avance del 3,4 por ciento en los primeros tres meses de este año.

El sector empleo no ha logrado avanzar con intensidad. Con una tasa de desempleo del 9,7 por ciento, los funcionarios de la Fed se muestran inquietos por la sustentabilidad de la recuperación económica.

“El ritmo de recuperación económica probablemente sea moderado por cierto tiempo”, dijo la Fed repitiendo la frase que ha utilizado tras sus dos últimos encuentros en enero y marzo.

En respuesta a la recesión y a la peor crisis financiera en generaciones, la Fed rebajó sus tasas a casi a cero en diciembre del 2008 y emprendió una serie de medidas de emergencia para ayudar a los golpeados mercados de crédito.

Tales medidas tuvieron cierto éxito en restaurar la estabilidad financiera, pero las cicatrices de la crisis siguen siendo visibles.

En lugar de las hipotecas subprime que ahogaron a los propietarios de casas y a los banqueros con deudas incobrables, las preocupaciones actuales se centran en la fuerte carga de deuda en varios países de la zona euro y en la posibilidad de que sus problemas puedan ser precursores de una crisis más amplia entre las naciones avanzadas.

La agencia S&P recortó el miércoles las calificaciones de la deuda de España, un día después de haber rebajado las de Grecia y Portugal, enviando señales de más inquietud para los mercados globales. Las acciones de Europa han caído más de un 6 por ciento en menos de dos semanas.

En semanas recientes, los funcionarios de la Fed han dicho que los problemas de deuda en Grecia y otros países de la zona euro aún no estaban afectando el panorama de Estados Unidos, pero que continuarán vigilantes por señales de una renovada restricción de la liquidez.

Los mercados monetarios mostraron el miércoles las primeras señales de tensión ante la posibilidad de que se extienda la crisis de deuda de los gobiernos de la zona euro, cuando algunos bancos encontraron más dificultades para acceder a la liquidez.

Funete: Reuters

Deja una respuesta