Grecia espera concluir diálogos sobre ayuda este fin de semana

Grecia espera concluir el sábado los diálogos con funcionarios de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional sobre un plan de ayuda de miles de millones de euros, dijo una fuente del Gobierno, mientras miles protestaban en Atenas en contra de medidas de austeridad.

La ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, declaró que espera un plan de ayuda en la región de entre 100.000 y 120.000 millones de euros (133.000 a 160.000 millones de dólares) para ayudar a Grecia a salir de sus deudas y que tiene “muchas esperanzas” de lograr un acuerdo antes de que concluya el fin de semana.

Los problemas fiscales de Grecia han remecido a los mercados y dejaron al descubierto divisiones entre los miembros de la zona euro respecto a cómo manejar la crisis y los costos de los préstamos a economías más débiles del bloque.

Atenas está negociando con funcionarios del FMI, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE), pero cualquier acuerdo debe ser aprobado por el gabinete griego y los Gobiernos de la UE.

La oficina de prensa del primer ministro griego, George Papandreou, dijo que se realizaría una reunión de gabinete el domingo a las 06.39 GMT, un poco antes de lo que se planeó en un principio. La reunión será transmitida en vivo en la televisión griega.

En París, los comentarios de Lagarde fueron emitidos después de que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, sostuvo el sábado una reunión con sus ministros para discutir la situación de Grecia. Su despacho dijo que Francia y Alemania están resueltos a implementar rápidamente un plan de ayuda de tres años.

Sin embargo, el rescate ocurrirá a cambio de reducciones presupuestarias severas en Grecia y miles de ciudadanos marcharon el 1 de mayo gritando consignas en contra de las medidas de austeridad que según dicen sólo perjudican a los pobres y arrastrarán al país a una recesión más profunda.

Un sindicato del sector público de Grecia también convocó a una huelga de cuatro horas para el martes, de cara a una paralización a nivel nacional programada para el miércoles que destaca el desafío del Gobierno en su esfuerzo por seguir adelante con reducciones prometidas a posibles prestamistas.

Sin embargo, el viceprimer ministro Theodoros Pangalos señaló que está confiado en que las medidas serán efectivamente implementadas y que podrían evitar que Atenas caiga en mora por el pago de sus deudas.

Grecia está preparando medidas para reducir su déficit de presupuesto en 24.000 millones de euros (31.900 millones de dólares) para conseguir la ayuda de la Unión Europea y el FMI que alcanzaría hasta los 120.000 millones de euros durante tres años. Inversores esperan que esto impida que la crisis hunda a otras economías frágiles de la UE.

Sin embargo, el Gobierno de Grecia enfrenta luchas con los sindicatos, que se han enfadado por la escala de los recortes, y el malestar social podría propagarse.

Más de la mitad de los griegos dice que saldrán a las calles si el Gobierno accede a nuevas medidas de austeridad, según un sondeo de ALCO dado a conocer el viernes por el periódico Proto Thema.

Subrayando las preocupaciones de los inversores por la potencial oposición pública a la implementación del programa de austeridad, el euro cayó después de la publicación del sondeo.

Los especuladores de mercados han sido acusados de agravar los problemas de Grecia, mientras apuestan a la posibilidad de que pueda incumplir su deuda, lo que ha elevado enormemente los costos del país para pedir préstamos.

Los bancos europeos contribuirán al rescate, dijo el viernes Alemania y eso podría hacer más fácil a los gobiernos de la UE el persuadir a los contribuyentes para que rescaten a Grecia de su crisis de deuda.

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo en una entrevista que será publicada el domingo en el periódico Bild Sonntag que agradecería “la participación voluntaria de los bancos”.

Economistas dicen que si los Estados europeos no logran crear un rescate griego que calme a los mercados, podrían terminar pagando una cuenta de medio billón de euros (650.000 millones de dólares) para salvar a muchas naciones.

Los mercados están preocupados de que países como Portugal y España, cuyas deudas fueron degradadas por las agencias de crédito esta semana, podrían verse amenazados, a menos que reduzcan sus déficits con rapidez.

El FMI cree que le tomará 10 años a Grecia resolver sus problemas financieros, según un reporte que aparecerá en la edición del lunes de Der Spiegel.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta