BCE mantiene tasa en 1%

El Banco Central Europeo mantuvo su tasa de interés referencial en un mínimo histórico del 1 por ciento por décimo tercer mes consecutivo el jueves y anticipó que la recuperación económica de la zona euro será moderada e irregular.

Tras un mes convulsionado en el cual abandonó su negativa a comprar bonos de los gobiernos, la decisión del BCE de dejar la tasa estable era ampliamente esperada.

Los 79 economistas consultados en un sondeo de Reuters esperaban que el BCE mantuviera las tasas sin variación este mes y en promedio veían la primera alza en el segundo trimestre del próximo año.

“Las tasas de crecimiento trimestral probablemente serán dispares”, comentó el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, en la rueda de prensa posterior al encuentro del Consejo de Gobierno.

“Esperamos que la economía de la zona euro crezca a un ritmo moderado en un ambiente de continuas tensiones en algunos segmentos del mercado y de inusual alta incertidumbre”, agregó.

El equipo técnico del banco mejoró su estimación para el crecimiento del 2010 a un rango del 0,7 al 1,3 por ciento, desde un 0,4 al 1,2 por ciento pronosticado en marzo.

Para el próximo año, se prevé que el crecimiento repunte a entre un 0,2 y un 2,2 por ciento, por debajo del 0,5 al 2,5 por ciento proyectado en marzo.

El euro frenó sus alzas frente al dólar después de que Trichet se mostrara cauto sobre la economía de la zona euro, pero luego se recuperó hasta tocar máximos de sesión.

Trichet fue presionado para ahondar en la decisión tomada el mes pasado de comprar bonos de los gobiernos de la zona euro para apuntalar a los mercados en medio de la crisis griega, pero dio pocos detalles.

El BCE compró y liquidó 40.500 millones de euros en bonos hasta el viernes pasado, pero no ha indicado cuánto está dispuesto a comprar ni por cuánto tiempo mantendría las operaciones.

Los problemas de deuda de Grecia, Portugal y España y de otros países de la zona euro con problemas similares renovaron los temores sobre la salud de los bancos comerciales de la región.

Esto ha golpeado las operaciones en los mercados de dinero, obligando al BCE a dar marcha atrás en su estrategia de salida y a reintroducir los préstamos en dólares. Además, debió inyectar otra ronda de dinero a 6 meses y extender el crédito ilimitado a 3 meses.

Al ser consultado sobre las diferencias entre los consejeros del BCE sobre la compra de bonos, Trichet respondió: “Hay una sola moneda, hay un solo BCE, hay un solo Consejo de Gobierno”.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta