Euro opera con nuevas caídas

El euro caía en forma generalizada el lunes, golpeado por posibles tensiones en el frente de financiamiento de deudas en Europa a lo largo de esta semana.

La moneda común enfrentará una presión bajista en los próximos días, cuando vencen 442.000 millones de euros en préstamos a un año del Banco Central Europeo a los bancos comerciales de la zona euro.

El franco suizo tocó un máximo histórico frente al euro, ayudado por comentarios de un miembro del banco central helvético. El consejero del Banco Nacional Suizo Jean-Pierre Danthine dijo al diario l’agefi que los riesgos deflacionarios han desaparecido y que las exportaciones helvéticas han demostrado ser robustas, pese a una moneda más sólida.

En Estados Unidos, el dólar experimentó poca reacción a un informe que mostró que el gasto de los consumidores subió levemente más de lo esperado en mayo, aún cuando la tasa de ahorros tocó un máximo en ocho meses.

En la mañana de Nueva York, el euro caía un 1,1 por ciento a 1,3373 francos, un nuevo mínimo histórico. Los comentarios de Danthine se conocieron después de que el banco central suizo desistiera de su compromiso de luchar contra una apreciación excesiva del franco a principios de mes.

La moneda única europea bajaba un 0,4 por ciento respecto al cierre del viernes a 1,2327 dólares. El nivel de resistencia de corto plazo se veía en 1,2490.

El índice dólar, que mide el comportamiento del billete verde contra una canasta de otras seis monedas de referencia, avanzaba un 0,2 por ciento a 85,48, manteniéndose por encima de su mínimo de la semana pasada de 85,09, que era visto como un apoyo de corto plazo.

Una caída por debajo de ese nivel llevaría al índice a su nivel más débil desde mediados de mayo.

El mercado mostró poca reacción a la cumbre de líderes del G-20, que acordaron adoptar diferentes medidas para reducir los déficits presupuestarios, un reflejo de la frágil e irregular recuperación económica en los distintos países.

Las nóminas no agrícolas de Estados Unidos previstas para el viernes añadirán más claridad sobre el estado de la economía, luego de que el crecimiento del primer trimestre fuera más lento de lo originalmente informado, mientras que se espera un dato de PMI de China para el jueves.

Los últimos datos de la Commodity Futures Trading Commission mostraron que los especuladores en monedas redujeron ligeramente sus apuestas sobre el dólar y pasaron a apostar a favor del yen.

Contra la moneda japonesa, el dólar mostraba pocos cambios y operaba a 89,28 yenes, no muy lejos de su mínimo de cinco semanas registrado el viernes de 89,21.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta