Suben bolsas en Asia, pronóstico de crecimiento sigue poco claro

Las bolsas subieron el lunes en Asia, con los inversores recogiendo ganancias tras apuestas defensivas y volviendo a comprar acciones golpeadas, aunque las ventas podría reanudarse en poco tiempo debido a que las economías de Estados Unidos y China se están desacelerando.

El mercado laboral estadounidense se contrajo en junio por primera vez este año, lo que se suma al temor a una brusca desaceleración global en el segundo semestre, especialmente con la actividad manufacturera china perdiendo fuerza y los precios de las propiedades en riesgo de un declive.

Los mercados financieros reflejan un gran declive en la toma de riesgo como resultado de las percepciones de la economía global.

Las acciones mundiales retrocedieron un 13,1 por ciento en los últimos dos meses, el dólar australiano bajó un 8,7 por ciento y los rendimientos de los bonos de mercados emergentes treparon cerca de 75 puntos básicos frente a los bonos del Tesoro estadounidense.

Esta semana el foco estará en la forma cómo los bancos centrales enfrentarán las señales de un próximo declive global, con el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Inglaterra sosteniendo reuniones de política monetaria, así como el Banco de la Reserva de Australia y el Banco de Corea del Sur.

En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio ganó un 0,7 por ciento, aunque se mantuvo cerca del mínimo en siete meses que tocó el jueves pasado.

Luego de perder un 5,5 por ciento la semana pasada, algunos indicadores a corto plazo exhibieron condiciones de sobreventa, pero los próximos reportes económicos podrían dictar hacia donde se dirigirá el mercado.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía un 0,1 por ciento, con las ganancias en acciones tecnológicas y de materias primas contrarrestadas por pérdidas en acciones financieras, de telecomunicaciones y ligadas al consumo masivo.

Las acciones en China continental tuvieron las mayores caídas en Asia. El índice compuesto de Shanghái cedió un 0,8 por ciento, con lo que suma un retroceso de un 27 por ciento en lo que va del año.

Las acciones del Banco de China -el cuarto prestamista más grande del país- se debilitaron un 0,9 por ciento, luego de que la firma reunió 8.800 millones de dólares en una emisión de derechos durante el fin de semana.

Las acciones del banco cayeron un 1,25 por ciento en Hong Kong, ayudando a que el índice Hang Seng perdiera un 0,32 por ciento.

Los mercados estadounidenses estarán cerrados por un feriado público, lo que probablemente generará un menor volumen de operaciones para el resto de la sesión global.

En los mercados de divisas, el euro se apreció un 0,2 por ciento, a 1,2533 dólares, tras las ganancias de la semana pasada gracias a la debilidad de la moneda estadounidense luego de conocerse el reporte de empleo en Estados Unidos durante junio.

Los futuros del crudo subían 19 centavos, a 72,33 dólares el barril, luego de que los cazadores de oferta emergieron cuando el petróleo se movía cerca de 72 dólares.

De hecho, los precios del petróleo retrocedieron un 8,3 por ciento la semana pasada en comparación con un declive de un 3,9 por ciento en los precios globales de las materias primas, por lo que un reajuste de las carteras parece inevitable.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta