Bolsas de Asia en alza

Las bolsas de Asia subieron el lunes, con los inversores contando con que el inicio de la temporada de resultados en Estados Unidos esta semana mostrará que las compañías están logrando fuertes beneficios y que la recuperación de la economía mundial no está perdiendo fuerza.

Los inversores desestimaron en gran medida la posibilidad de que Japón, la segunda economía mundial, podría quedar atrapado en una paralización política luego de que el oficialismo perdió una elección clave el domingo.

Tanto el yen como el índice Nikkei de la bolsa de Tokio retrocedieron, pero los inversores dijeron que el resultado de la elección estaba mayormente descontado y sólo tendría un impacto limitado.

El Nikkei cerró con un descenso del 0,4 por ciento, tras haber subido hasta un 0,5 por ciento durante la sesión.

El yen retrocedió ligeramente pero los operadores dijeron que el movimiento posiblemente tenga corta vida porque el mercado está más pendiente de la inminente temporada de resultados corporativos en Estados Unidos.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía un 0,3 por ciento, extendiendo el alza del 4,8 por ciento registrada la semana pasada, en la que fue su mejor semana en más de siete meses.

Las ganancias en los componentes del S&P 500 habrían crecido un 27 por ciento en el segundo trimestre, marcando un alza con respecto a las lecturas previas en los últimos tres trimestres, que rondaban el 22 por ciento.

Pero el panorama para la demanda de los consumidores estadounidenses es menos halagüeño. Las ventas minoristas en Estados Unidos, que se divulgarán el miércoles, mostrarían un descenso del 0,2 por ciento del gasto en junio.

La floja actividad económica en Estados Unidos contrasta con lo que ocurre en China, donde los datos comerciales conocidos el fin de semana mostraron que la tercera economía del mundo estaba creciendo rápidamente, con un alza de las exportaciones del 44 por ciento en junio con respecto al año pasado.

El precio del petróleo estadounidense caíá 52 centavos, a 75,57 dólares por barril, tras haber tocado un máximo de casi dos semanas el viernes, mientras que el oro al contado descendía pero se mantenía por encima de 1.200 dólares la onza.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta