Bolsas de Asia cierran a la baja por toma de utilidades

Las bolsas en Asia perdieron más de un 1 por ciento el viernes y marchaban hacia su mayor declive semanal en 9 meses, mientras los inversores abandonaban los activos de riesgo por temores sobre el ritmo de los ajustes de política monetaria en la región y la tensión en Egipto.

La amplia venta de activos en Asia que comenzó en el 2011 por preocupaciones sobre la inflación no ha mostrado señales de debilitarse, y las expectativas de ajustes monetarios adicionales empujaron a los inversores a trasladar fondos de los mercados emergentes a las economías desarrolladas.

Analistas dicen que las ventas en los mercados emergentes podrían continuar, especialmente en países donde las acciones están en el momento indicado para recoger ganancias luego de las subidas del año pasado, mientras que el pronóstico a corto plazo de las tasas de interés es incierto.

El viernes, las acciones en Taiwán cerraron más de un 2 por ciento a la baja y los mercados bursátiles en Tailandia y Corea del Sur retrocedieron un 0,5 y un 1,5 por ciento, respectivamente.

Por su parte, el referencial australiano cortó una racha de siete días de avances luego de que los inversores recogieron ganancias de las acciones ligadas a los sectores bancario y de materias primas.

Con una caída el viernes que superó el 1 por ciento, el referencial MSCI de acciones asiáticas no japonesas se dirige a caer más de un 4 por ciento esta semana, su peor desempeño desde mayo del 2010.

En lo que va del año, los mercados bursátiles de Asia han ido a la zaga de las bolsas mundiales por 5 puntos debido a que los operadores recortaron posiciones frente a un sólido flujo de datos positivos procedentes de Estados Unidos.

Esta semana, China subió sus tasas de interés, Filipinas mantuvo sus tasas pero elevó su pronóstico de inflación, y el Banco de Corea sorprendió a los mercados al mantener fijas sus tasas, aunque hay una amplia expectativa de que las ajustaría en marzo.

Las ventas por parte de inversores extranjeros aumentaron esta semana en los mercados bursátiles de Asia, especialmente en Corea del Sur, y en Taiwán alcanzaron su máximo nivel en seis meses.

Los mercados japoneses permanecieron cerrados el viernes por un feriado nacional.

En los mercados de materias primas, el cobre volvió a superar los 10.000 dólares por tonelada, mientras que los precios del estaño tocaron un máximo histórico debido a que sólidos datos de empleo en Estados Unidos tranquilizaron a los inversores sobre el ritmo de la recuperación en la mayor economía del mundo.

Los planes del presidente de Egipto, Hosni Mubarak, de ceder parte de su poder pero manteniéndose en el cargo hicieron poco por convencer a los inversores de que se está cerca de una solución rápida a la crisis egipcia, e impulsaron los precios del petróleo.

El oro al contado, se estabilizó en torno a 1.364 dólares la onza, y los futuros del crudo estadounidense subían 88 centavos a 87,61 dólares el barril.

En los mercados de divisas, el dólar se afirmaba tras apreciarse contra el euro más temprano y luego de que operadores dijeron que el Banco Central Europeo intervino para rescatar una subasta de bonos portugueses que corría riesgo de fracasar.

Los alentadores datos sobre el mercado laboral en Estados Unidos empujaron al dólar a su mejor nivel contra el yen en un mes. El billete verde se negociaba a 83,50 yenes, un alza del 0,3 por ciento respecto a las últimas operaciones del jueves en Nueva York.

Los patrones operativos generales del euro sugieren que la moneda europea podría estar en las fases iniciales del que podría ser un declive hacia el extremo inferior de un rango amplio entre 1,3250 y 1,3850 dólares por unidad.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta