Autoridades BCE redoblan advertencias por inflación

Autoridades del Banco Central Europeo reiteraron el lunes sus advertencias contra las alzas de precios, cuando los datos de la zona euro muestran que la recuperación económica regional sigue sólida pero probablemente trae consigo presiones inflacionarias.

Las autoridades del BCE suenan cada vez más duros respecto a la inflación este año, desde que el índice de precios superó la meta del banco de poco menos del 2 por ciento.

En Hong Kong, el miembro del consejo del BCE Lorenzo Bini Smaghi dijo que el bloque de 17 países está gozando de un crecimiento económico mejor al esperado, pero advirtió que la inflación se está convirtiendo en una preocupación y que las alzas de precios de los alimentos y la energía podrían ser permanentes.

“La inflación está más alta de lo esperado debido a sucesos globales. Debemos entender que la extensión de esta inflación más alta podría ser temporal o un fenómeno estructural de más largo aliento”, comentó.

Los mercados financieros han ido adelantando gradualmente la fecha en la que esperan que el BCE comience a subir las tasas de interés. Economistas consultados por Reuters lo prevén para fines del 2011, aunque operadores e inversores ven un incremento a partir de mediados de año.

Athanasios Orphanides, otro importante consejero del BCE, mantuvo un tono similar en una entrevista con el Wall Street Journal el lunes, al expresar que no podría descartarse que la inflación de la zona euro permanezca por sobre la meta del banco por más tiempo de lo esperado.

Nuevos datos de manufacturas y de confianza en Alemania publicados el lunes respaldaron la creencia del banco central de que la recuperación de la zona euro sigue en marcha.

La actividad fabril en la zona euro y en el sector privado creció más rápido de lo esperado este mes, pero ha llevado los precios al alza, según las cifras. La confianza empresarial alemana también mejoró en febrero.

¿EFECTOS DE SEGUNDA RONDA?

El euro ha subido más de un 6 por ciento desde que el BCE adoptó por primera vez un tono estricto sobre la inflación en la reunión de enero.

Bini Smaghi expresó el viernes que el BCE podría utilizar su política monetaria de manera preventiva para desviar la inflación y el lunes envió un nuevo recordatorio de que el banco tiene como objetivo mantener la inflación bajo control.

“En nuestro caso, tenemos (en el BCE) un objetivo claro, que es observar la inflación y evitarla”, mencionó.

Los últimos comentarios ayudaron a que el euro frenara la mayor parte de sus tempranas pérdidas contra el dólar en las operaciones del lunes en Asia, aumentando las expectativas de que el BCE pueda elevar las tasas antes que la Fed.

Aunque el BCE admite que no se puede hacer nada para evitar las alzas de los precios de las materias primas, los combustibles y los alimentos, sabe que su rol es asegurar que tales alzas no traigan consigo los llamados efectos de segunda ronda, como acuerdos salariales mayores a la inflación, que puedan generar un problema más amplio.

El gobernador del banco central austriaco Ewald Nowotny indicó en una entrevista el fin de semana que el BCE está observando muy de cerca la trayectoria inflacionaria, pero por ahora no parecen haber signos de efectos de segunda ronda.

Sin embargo, el Bundesbank de Alemania mantuvo un tono diferente en su último reporte mensual.

“Hay algunas primeras señales, principalmente en los países de la zona euro (cíclicamente) más avanzados, de que en el transcurso del año podría haber un incremento adicional en los aumentos de salarios y, como resultado, alzas de precios en bienes comerciales y servicios”, agregó.

El banco central alemán ve la inflación en un 2 por ciento o más durante gran parte del año.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta