Japón amplía zona evacuación, fuerte sismo en el este

Japón expandió el lunes la zona de evacuación de su planta nuclear dañada debido a los altos niveles de radiación acumulada, mientras que una fuerte réplica sacudió el área afectada el mes pasado por un terremoto y un tsunami que desataron la peor crisis atómica desde Chernóbil.

Un temblor de magnitud 6,6 remeció edificios en Tokio y una amplia zona del este de Japón el lunes por la noche, dejando sin energía eléctrica a 220.000 casas y provocando una interrupción en el bombeo de agua para enfriar a los tres reactores destruidos en Fukushima.

El epicentro del último sismo se ubicó a 88 kilómetros al este de la planta y detuvo el suministro de electricidad para bombear agua a los reactores número 1, 2 y 3.

La réplica también obligó a los ingenieros a postergar sus planes de remover el agua altamente contaminada de una parte del reactor número 2.

El Gobierno anunció previamente que debido a la acumulación de contaminación por radiación alentaría a las personas a evacuar ciertas zonas más allá de su radio de 20 kilómetros del área de exclusión alrededor de la planta.

Niños, mujeres embarazadas y pacientes hospitalizados deberían permanecer fuera de algunas zonas de entre 20 y 30 kilómetros en torno al complejo nuclear, dijo a periodistas el secretario jefe del Gabinete, Yukio Edano.

“Estas nuevas plantas de evacuación buscan garantizar la seguridad en contra de riesgos de vivir ahí por medio año o un año”, dijo. No hay necesidad de evacuar de inmediato, agregó.

La medida se produce en medio de la preocupación internacional por la radiación que se está propagando desde los seis reactores dañados en Fukushima, donde los ingenieros aún luchan por controlar los reactores devastados por el impacto de un maremoto de 15 metros el 11 de marzo.

MAS DISCULPAS DE TEPCO

El presidente del operador de la planta TEPCO, Masataka Shimizu, visitó el lunes la zona por primera vez desde el desastre. Había desaparecido de la vista pública aparte de una breve disculpa emitida poco después del inicio de la crisis y pasó un tiempo hospitalizado.

“Me gustaría disculparme de nuevo por causar perjuicios sicológicos y físicos a la gente de la prefectura de Fukushima y a quienes viven cerca de la planta”, afirmó Shimizu con una expresión grave.

Vestido con una chaqueta de trabajo azul, inclinó su cabeza por un momento en silencio junto a otros funcionarios de TEPCO a las 05.46 GMT, exactamente un mes después de ocurrido el terremoto.

El gobernador de Fukushima, Yuhei Sato, se rehusó a reunirse con él, pero el jefe de TEPCO dejó una tarjeta de presentación en su oficina.

Esta es la peor crisis que golpea a Japón desde la Segunda Guerra Mundial luego de que un terremoto de magnitud 9 y un enorme tsunami impactaron la costa noreste del país, dejando casi 28.000 muertos o desaparecidos y sacudiendo a la tercera economía más grande del mundo.

Los votantes nipones ventilaron el domingo su furia frente al manejo del Gobierno de la crisis nuclear y humanitaria, con el gobernante Partido Democrático de Kan perdiendo casi 70 escaños en elecciones locales.

El impopular Kan ya estaba bajo presión para dejar el cargo antes del 11 de marzo, pero analistas dicen que es poco probable que se vaya durante la crisis nuclear, que seguramente se extenderá durante meses.

PROTESTAS

En Tokio, alrededor de 5.000 personas salieron a las calles el domingo en dos manifestaciones distintas por la crisis nuclear.

China y Corea del Sur también han criticado el manejo de la crisis nuclear. Seúl ha dicho que Tokio ha sido incompetente, lo que refleja la creciente desazón internacional frente al desastre atómico que se ha prolongado desde hace un mes y ante la expansión de la radiación.

La economía de Japón está padeciendo el triple desastre y varios países han prohibido o restringido las importaciones de alimentos nipones después de detectar radiación en ellos.

Aún más grave, la crisis nuclear y los cortes de energía afectaron las manufacturas y la fabricación de productos electrónicos en Japón y las cadenas de suministro a nivel mundial, afectando especialmente a la informática y los fabricantes de vehículos.

El gobernador del Banco de Japón, Masaaki Shirakawa, reiteró el lunes que la economía posiblemente regrese a un sendero de recuperación una vez que se relajen las restricciones a los suministros causadas por el sismo y el tsunami, y crezcan las exportaciones.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta