Fuerte consumo en Chile empuja economía y presiona alza tasa

El dinamismo de la demanda interna en Chile, especialmente del consumo, podría empujar la actividad doméstica a un nivel mayor al esperado, lo que afianza la idea de seguir con un alza gradual de la tasa de interés clave, dijo el miércoles el jefe del Banco Central.

En una presentación ante empresarios, el presidente del instituto emisor, José De Gregorio, reafirmó que las últimas alzas del tipo rector buscan actuar preventivamente para evitar que se incuben presiones inflacionarias, en medio de mayores precios de materias primas y un vigoroso ritmo de la economía.

“El consumo sigue mostrando un fuerte dinamismo y no puede descartarse que la actividad y la demanda evolucionen sobre lo anticipado, llevando a exceder los niveles normales de uso de la capacidad productiva de la economía y, por lo tanto, a presiones inflacionarias superiores a las contempladas”, dijo De Gregorio.

Para este año, el Banco Central ha estimado una expansión de la demanda interna del 7,6 por ciento, con un consumo que crecería en torno a un 7,0 por ciento.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Chile podría crecer entre 5,5 y 6,5 por ciento en el 2011, con un sesgo al alza, apoyado en su dinámica demanda y mayores exportaciones, lideradas por el cobre, principal envío del país.

El precio del cobre, metal del que Chile es el mayor productor mundial, se mantendrá por encima del promedio alcanzado en el 2010 en los próximos tres años, estimó el miércoles el viceministro de Minería, Pablo Wagner.

El precio promedio del metal rojo alcanzó el año pasado los 3,42 dólares por libra y para este año la agencia estatal chilena Cochilco ha estimado un valor promedio de 4,17 dólares por libra, ante un mercado más estrecho que el 2010.

Junto con el avance en el precio del cobre, el jefe del Banco Central destacó que el principal riesgo en materia inflacionaria se relaciona con el tamaño, persistencia y propagación del shock del precio de las materias primas, especialmente del petróleo.

El instituto emisor corrigió recientemente al alza su estimación de inflación a un 4,3 por ciento para este año, desde un anterior pronóstico del 3,3 por ciento.

“La inflación sobrepasará el límite superior del rango meta, en gran parte por los efectos de los mayores precios del petróleo”, dijo De Gregorio.

En medio de este escenario, el Banco Central de Chile elevó su tasa de interés de referencia agresivamente este mes a 4,5 por ciento, el nivel más alto en más de dos años, para enfrentar las mayores expectativas de inflación, y dijo que continuaría incrementándola.

Sin embargo, el mercado ve al organismo emisor subiendo la tasa en mayo a un ritmo más moderado de 25 puntos base, mientras que en 12 meses la tasa de referencia se ubicaría en un 6,0 por ciento.

De Gregorio ha mencionado que su prioridad es atacar la inflación en desmedro del tipo de cambio, pese a un plan de intervención cambiaria lanzado en enero por un total de 12.000 millones de dólares para el 2011.

El fortalecimiento del peso chileno frente al dólar mantiene bajo presión al pequeño y mediano exportador, ante la pérdida de competitividad.

Pese a ello, Chile ha evitado el uso de controles de capital, a diferencia de Brasil, para hacer frente a los flujos de capital especulativo.

De Gregorio ha dicho previamente que los controles de capital no han sido históricamente eficaces y el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, tampoco es partidario de esa opción, aunque un consejero del instituto emisor se mostró recientemente abierto a esa posibilidad.

El miércoles, el peso chileno alcanzó su valor más alto en dos meses frente al dólar, que perdía fuerza en los mercados globales, apoyado en un alza en el precio del cobre. El tipo de cambio quedó a 3,7 pesos de topar con el nivel previo a la intervención cambiaria de 465,50 unidades por dólar.

Fuente: Agencias

Deja una respuesta