Grecia y BCE rechazan reestructuración deuda

Grecia debe evitar una reestructuración de deuda y salir adelante con recortes presupuestarios y privatizaciones para dejar atrás su crisis, dijeron el sábado el primer ministro George Papandreou y altos funcionarios del Banco Central Europeo.

Papandreou debe presentar un plan fiscal la semana próxima que sea lo bastante creíble a la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para que continúen financiando a su endeudado país.

Pero una gran mayoría de los griegos rechazan la aplicación de más medidas de austeridad, según una encuesta publicada el sábado, que también muestra que el gobernante partido Socialista perdió su ventaja contra la oposición conservadora por primera vez desde su victoria electoral en el 2009.

“Reestructurar la deuda no está en discusión”, dijo Papandreou en una entrevista con el diario Ethnos para la edición del domingo.

A un año del rescate por 110.000 millones de euros de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, Grecia lucha con sus débiles ingresos y una profunda recesión, generando especulaciones de que tendrá que reestructurar su deuda para salir del lío fiscal que desató una crisis en la zona euro.

El presidente del grupo de ministros de Finanzas de la zona euro o Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, reconoció el martes que Grecia podría tener que aplicar una “reestructuración suave” de su deuda. Pero el Banco Central Europeo se opone fervientemente a esa medida, debido a temores de que desestabilice al euro.

Grecia no tiene otra opción que seguir con su plan fiscal, dijo el sábado el miembro del Consejo de Gobierno del BCE, Ewald Nowotny, al diario griego To Vima. “Para el BCE, la línea es una y es clara: ustedes (Grecia) tienen que implementar los compromisos que han hecho”.

En otra entrevista al diario Kathimerini, el consejero del BCE Juergen Stark también advirtió que con cualquier tipo de reestructuración, Grecia arriesga no volver a acceder a los mercados de bonos por un largo tiempo y echar por tierra las reformas aplicadas.

“Estamos en una coyuntura crítica, lo que realmente se necesita ahora es acción”, dijo Stark.

El viernes, Fitch se convirtió en la segunda gran agencia de calificación crediticia en advertir que consideraría cualquier clase de reestructuración de la deuda como una cesación de pagos de deuda soberana, exactamente el resultado que los gobiernos de la zona euro quieren evitar.

Consultado por Ethnos de si se estaba considerando un “reperfilamiento” de la deuda más que una reestructuración, Papandreou dijo: “nos concentramos en nuestro trabajo, no nos unimos a la discusión pública sobre tales o cuales escenarios”.

LIMITES DE AUSTERIDAD

Grecia está considerando mayores recortes a los salarios del sector público y más alzas de impuestos sobre productos y profesiones para optar por más ayuda, dijeron el sábado diarios griegos.

El plan puede incluir eliminar bonificaciones de empleados públicos y trabajadores de compañías estatales, reportaron los diarios griegos Ta Nea e Isotimia, sin citar fuentes.

El Gobierno también podría rebajar o anular los umbrales que liberan de impuestos a algunos bienes inmobiliarios y a los trabajadores independientes, elevar impuestos al consumo de bebidas gaseosas y a ciertos tipos de combustible, o elevar el Impuesto al Valor Agregado de algunos productos, dijeron otros diarios sin citar fuentes.

Papandreou prometió el sábado tomar todas las medidas que sean necesarias para garantizar más financiamiento para su país. “Grecia debe convencer a todos de su determinación”, dijo.

Pero una gran mayoría de griegos dice que no se pueden soportar más medidas de austeridad dado que el país entra en su tercer año de recesión.

Un 80 por ciento de los encuestados dijo que el país debía negarse a hacer más sacrificios para obtener más ayuda de la UE y el FMI, según una encuesta de la firma MRB para el diario Realnews.

El mismo sondeo muestra que el gobernante Partido Socialista PASOK de Papandreou está a la par de los conservadores de la oposición, ya que ambos partidos marcan un respaldo del 21,5 por ciento. En la encuesta previa de MRB en abril, PASOK tenía una ventaja de 1,8 puntos.

Pero Papandreou advirtió que un fracaso en el plan fiscal podría llevar al país directamente a la cesación de pagos.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta