Obama encara nuevos obstáculos en negociación por deuda

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, buscará “el mayor acuerdo posible” en las tratativas del domingo para evitar un cese de pagos, luego que los republicanos se retractaran de un plan de corte del déficit por 4 billones de dólares porque elevaría los impuestos.

Obama y el máximo republicano en el Congreso, el presidente de la Cámara de Representantes estadounidense, John Boehner, se reunirán el domingo con otros líderes legisladores a las 2200 GMT en la Casa Blanca para deliberaciones de alto calibre, mientras se acerca la fecha límite del 2 de agosto.

Boehner, enfrentando una fuerte oposición de sus colegas republicanos respecto a prospectos de impuestos más altos dentro de un acuerdo presupuestario a gran escala, le dijo al presidente demócrata el sábado que sólo aceptaría una paquete menor, por 2 billones de dólares.

La decisión amenazó con arruinar la reunión del domingo en la noche y produjo quejas de los demócratas con Obama, al considerar que el gobernante no debería acordar ninguna reforma a los programas sociales que reduzcan los beneficios.

Calificándolo como “un grave momento para el país”, el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, dijo al programa “Meet the Press” de NBC que Obama y los demócratas intentarían concretar el “mayor acuerdo posible” y que no actuar podría llevar a un daño catastrófico a la frágil economía del país.

“Va a requerir que ambos bandos se comprometan. El presidente acercará nuevamente a ambos bandos en la Casa Blanca esta noche para intentar dilucidar cómo avanzar”, agregó.

BOEHNER PONE EN DUDA PLAN

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, William Daley, dijo al programa “Face the Nation” de la CBS que no dudaba que se evitará la moratoria. “Confío en ello”, declaró.

En una aparición en “This Week With Christian Amanpour” de ABC, Daley señaló que la Casa Blanca creía se necesitaba un acuerdo por unos 4 billones de dólares para enviarle una declaración al mundo de que Estados Unidos salió (…) de sus problemas fiscales”.

De no llegar a un acuerdo, los líderes estadounidenses podrían afrontar la primera moratoria de pagos en la historia del país, que según advierten economistas y la Casa Blanca generaría una nueva recesión y desataría un caos financiero mundial.

Asesores de Obama y Boehner han trabajado en un extenso paquete de reducciones de gastos y nuevos ingresos que reducirán los déficits en 4 billones de dólares en 10 años y permite elevar el límite de endeudamiento gubernamental, actualmente en 14,3 billones de dólares.

Pero el anuncio de Boehner echó agua fría a las esperanzas de cualquier compromiso inmediato y generó nuevas dudas sobre las posibilidades de que las conversaciones del domingo impulsen el debate sobre el presupuesto para su pronta aprobación.

“A pesar de los esfuerzos de buena fe para hallar terreno común, la Casa Blanca no buscará un mayor acuerdo de reducción de deuda sin aumento de impuestos”, indicó Boehner, el republicano de mayor rango en el Congreso, en un comunicado.

“Creo que la mejor postura sería concentrarse en lograr una medida más pequeña”, sostuvo.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta