Corte reduce capacidad acción rápida alemana en crisis

La máxima corte de Alemania otorgó al Parlamento un mayor poder de decisión en los rescates de la zona euro, lo que podría perjudicar la capacidad de Berlín para actuar con firmeza ante una crisis de deuda que según la canciller Angela Merkel necesita un nuevo planteamiento para resolverse.

La Corte Constitucional rechazó el miércoles una serie de demandas que buscaban bloquear la participación de la mayor economía de Europa en los paquetes de préstamos de emergencia.

Pero el veredicto estableció que el Gobierno debe buscar la aprobación de la comisión presupuestaria del Parlamento alemán antes de otorgar ese tipo de ayuda.

“Esta fue una decisión muy difícil, pero no debería ser mal interpretada como un cheque constitucional en blanco autorizando más medidas de rescate”, indicó el juez a los demandantes, funcionarios gubernamentales y miembros del Parlamento en la sala de la corte en Karlsruhe.

El euro respondió con una leve alza contra el dólar.

“El veredicto de hoy debería traer algo de alivio a los mercados financieros, ya que se evitó un escenario de caos total, pero no debería llevar a la euforia”, dijo Carsten Brzeski de ING.

“El dictamen confirma nuestra visión de que el acercamiento poco sistemático alemán a la crisis de deuda no cambiará, pero eventualmente el Parlamento alemán votará a favor de un segundo rescate griego y del fortalecimiento del (fondo de rescate de la zona euro) EFSF”, sostuvo.

Al restringirse la capacidad de Alemania de actuar rápidamente, las naciones más endeudadas de la zona euro deben intensificar sus esfuerzos por convencer a los inversores de la firmeza de sus compromisos para combatir los problemas de deuda.

Las dudas respecto a la voluntad de Italia y Grecia para avanzar con las medidas de austeridad exigidas por sus socios han oscurecido el ambiente político en Europa y desataron nuevas presiones en los mercados de bonos.

El Gobierno de centro derecha de Italia prometió el martes elevar el Impuesto al Valor Agregado (IVA), cediendo a las presiones del mercado para tomar más acciones respecto a su abultada deuda, ignorando las protestas callejeras y huelgas contra las medidas de austeridad.

Pero ha sido tal el caos que ha rodeado el proceso de austeridad en Italia que es improbable que los mercados, y más significativamente el Banco Central Europeo que intervino para comprar bonos italianos y evitar que el país recurra a un rescate, sean convencidos rápidamente.

Fuente: Reuters

Deja una respuesta