Economía chilena muestra leves señales de desaceleración

La producción industrial en Chile se recuperó suavemente en noviembre y algunos indicadores de consumo siguieron en alza, lo que aminoraría la posibilidad de una pronta baja de la tasa De interés referencial, en espera de que decanten los efectos del complejo escenario externo.

El estatal Instituto Nacional de Estadísticas (INE) informó el jueves que la producción industrial anotó un alza interanual del 2,0 por ciento en noviembre, una cifra dentro de la esperada, impulsada por los sectores de bebidas y celulosa.

El incremento de la producción industrial en noviembre ocurre luego de que en octubre el sector registró una sorpresiva contracción interanual del 0,8 por ciento, en medio de una gradual desaceleración de la economía doméstica ante el complejo escenario mundial.

Las cifras ligadas a la demanda interna continuaron mostrando un desempeño positivo en el undécimo mes, aunque a un ritmo inferior que meses previo, recalcó el INE.

El índice de ventas reales del comercio al por menor (IVCM) subió un 8,5 por ciento interanual en noviembre, mientras que las ventas de los supermercados crecieron un 4,5 por ciento interanual en noviembre.

Los datos difundidos el jueves por el Gobierno contrarrestan las débiles cifras registradas en octubre, lo que acotaría las expectativas de una pronta baja de la Tasa de Política Monetaria (TPM), la que se ubica desde mediados de año en 5,25 por ciento.

Pese a que en diciembre se evaluó recortar en 25 puntos base la tasa, el organismo optó por unanimidad en mantener el tipo rector a la espera de un mayor decantamiento de la situación económica internacional, reveló esta semana la minuta de la última reunión de política monetaria.

En la minuta se mencionó que el escenario externo se había deteriorado y su efecto en la economía chilena hacía probable que se requiriera de algún grado de corrección en la política monetaria hacia adelante.

El favorable desempeño de los indicadores de consumo fue acompañado por una tasa de desempleo que cayó a un 7,1 por ciento en el trimestre móvil septiembre-noviembre, lo que constituye un impulso adicional para la demanda interna.

El dato de desocupación fue inferior al 7,2 por ciento del trimestre móvil terminado en octubre de este año y fue idéntico al 7,1 por ciento registrado en el mismo período del 2010.

La actividad económica en los últimos meses ha mostrado una clara desaceleración, lo que obligó al Banco Central a ajustar a la baja sus estimaciones de expansión del Producto Interno Bruto (PIB) del 2011 y 2012, a un 6,2 por ciento y a un rango de entre 3,75 y 4,75 por ciento, respectivamente.

Deja una respuesta