Bolsa de Brasil sigue mostrando señales de debilidad por tensión política

La bolsa brasileña operaba con retrocesos el jueves, en un mercado alentado por las señales de que el Congreso buscará avanzar con la agenda de reformas oficial, pero también cauteloso tras una violenta manifestación masiva contra el presidente Michel Temer y sus medidas de austeridad en la víspera.

En la madrugada del jueves, los diputados oficialistas aprobaron medidas provisorias en pocos minutos sin la presencia de la oposición, que abandonó el pleno de la Cámara baja en protesta contra la decisión de Temer de autorizar el despliegue del Ejército para garantizar el orden.

En la mañana del jueves, Temer derogó el decretó que le permitió desplegar tropas en la capital en la víspera.

La percepción de que el Poder Legislativo brasileño parece decidido a continuar con las reformas propuestas por el Gobierno, aunque con algunas demoras, ayudaba a cierto repunte del mercado después de que las acciones se derrumbaron más de 8 por ciento la semana pasada tras la divulgación de una polémica grabación entre Temer y ejecutivos de la procesadora de carne JBS.

En las últimas dos jornadas el Bovespa acumuló un alza de 2,5 por ciento.

Tras el rebote luego de caer a niveles de los 60.000 puntos, el índice Bovespa ha mostrado nuevas señales de debilidad en torno al nivel de los 64.000 puntos, gatillando nuevas órdenes de venta.

A la baja, un fuerte retroceso bajo el piso psicológico de los 60.000 puntos podría gatillar una nueva ola vendedora hacia la zona de los 57.000 puntos.

Los comentarios están cerrados.