BCE mantiene promesa de poner fin a su programa de estímulos este año

El Banco Central Europeo (BCE) reafirmó el jueves su intención de poner fin este año a su programa de estímulos monetarios por 2,6 billones de euros y dijo que los impredecibles riesgos de un conflicto comercial global aún no amerita una desviación de sus planes.

El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que no ha habido cambios en los lineamientos de política de la entidad, que dejó las tasas de interés en mínimos históricos. La tasa de depósitos bancarios permaneció en -0,4 por ciento, por lo que el BCE seguirá efectivamente cobrando a los prestamistas por no hacer circular su efectivo, en un esfuerzo por revivir la inflación.

El BCE aún planea desacelerar y terminar con su generoso programa de compras de deuda para fines de este año y espera que las tasas continúen estables por otro año más, en línea con las expectativas de los inversores después del anuncio inicial emitido hace apenas seis meses en la última reunión.

“En este punto, no vemos necesidad de modificar o añadir referencias a nuestro mensaje a futuro sobre las tasas”, dijo Draghi a periodistas en conferencia de prensa.

Pero sí admitió que existen indicios de debilidad en la economía del bloque. Las exportaciones han perdido algo de impulso, mientras que la guerra arancelaria cambiaría por completo el panorama económico en caso de agravarse.

“Claramente una guerra comercial en la que tengamos rondas de represalias y rondas de respuestas, crearía una atmósfera completamente diferente”, sostuvo.

En un indicio de que la disputa frontal sobre el comercio podría evitarse, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el jefe la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijeron el miércoles que iniciarían negociaciones en vez de apresurarse a imponer mutuamente aranceles adicionales.

“Hemos prestado atención a eso”, sostuvo Draghi. “Es demasiado pronto para evaluar el contenido real (…) pero sólo podemos decir que en general es una buena señal”, añadió.

Respecto a la política monetaria del banco, Draghi dijo que no se habían producido discusiones sobre cómo se reinvertirá el dinero procedente del vencimiento de los bonos que estuvo comprando en los últimos años.

“Aún se necesita un estímulo monetario significativo”, dijo Draghi.

Ante el repunte de la inflación de la zona euro, el BCE decidió el mes pasado concluir su esquema de compras de bonos de 2,6 billones de euros para fines de diciembre, pero también prometió que la economía seguiría recibiendo estímulos en los próximos años hasta lograr su plena consolidación.

Fuente: Reuters