Economía chilena se desploma un 15,3% en mayo por impacto de coronavirus

La economía de Chile profundizó su caída histórica en mayo, lastrada por las medidas adoptadas ante la emergencia sanitaria del coronavirus, dijo el miércoles el Banco Central, mientras el Gobierno advirtió que el declive de junio podría ser aún más fuerte.

El Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec), que representa alrededor de un 90% del Producto Interno Bruto, cayó un 15,3% en el quinto mes del año tras haber anotado un retroceso histórico de 14,1% en abril, un mes después de iniciada la epidemia de coronavirus en el país sudamericano.

Por su parte, el Imacec minero creció 1,2% en mayo, mientras que el indicador no minero cedió un 17%.

Chile es el mayor productor de cobre del mundo y había logrado mantener mayormente sin impactos su industria minera, pese a las restricciones ordenadas para evitar contagios, como una reducción del personal en faenas.

“Las actividades más afectadas fueron los servicios y el comercio, y, en menor medida, la industria manufacturera y la construcción. En los servicios, destacaron las caídas de educación, transporte, servicios empresariales y restaurantes y hoteles”, dijo una nota del instituto emisor.

En términos desestacionalizados, el indicador cayó un 15,2% en 12 meses. Analistas consultados por el Banco Central esperaban una baja de 15,5% del Imacec en mayo, pero en días recientes bancos y consultoras estimaban que el retroceso podría haber llegado hasta 19%.

“No hay que perder la perspectiva, (un) 15,3% es una caída monumental y eso es lo que debiera impactarnos”, dijo a medios locales el ministro de Hacienda, Ignacio Briones. “Esto es una caída muy importante y vamos a tener una caída muy importante, probablemente peor que ésta, en junio”, sostuvo.

El Gobierno estimó recientemente que la economía chilena se contraerá un 6,5% este año, en tanto que el Banco Central prevé un retroceso en el rango de 5,5 y 7,5%, el más profundo en 35 años.

En su informe del miércoles, el Banco Central dijo que la crisis sanitaria ha impuesto desafíos sobre la recolección de datos y que las cifras podrían estar sujetas a más revisiones.

Fuente: Reuters