Asset Allocation de Carteras de Gestores de Inversión en Acciones vs. Bonos cae al nivel más bajo desde 2009

Los gestores de inversión en los Estados Unidos están invirtiendo un mayor porcentaje de sus activos en bonos que en acciones, lo que significa la mayor disparidad desde la crisis financiera mundial.

La última encuesta mensual de gestores de fondos de Bank of America Securities mostró que los gestores de activos tienen un exceso de peso neto del 10% en bonos y un infraponderación neta del 29% en acciones. Esto se debe en parte al temor a una crisis crediticia que se propague a través de los mercados financieros globales y a que los rendimientos de los bonos han aumentado debido al aumento de las tasas de interés.

Durante la mayor parte de las últimas dos décadas, los gestores de fondos han buscado bonos principalmente como refugio cuando la incertidumbre afecta a los mercados de renta variable y para proporcionar un lastre a sus carteras. Sin embargo, el aumento de las tasas de interés también ha aumentado los rendimientos de los bonos.

El rendimiento del bono del Tesoro de EE. UU. a 10 años superó el 4% a fines del año pasado por primera vez desde octubre de 2008. Los emisores de bonos corporativos de grado de inversión, valores respaldados por hipotecas, deuda de alto rendimiento y una variedad de otros valores de renta fija utilizan el bono a 10 años como guía para establecer sus rendimientos. Mientras tanto, el earning yield de las acciones del S&P 500 actualmente equivale al 4,50%. Esto significa que el mercado de valores estadounidense en general tiene un rendimiento menor que un bono del Tesoro de EE. UU. a 3 meses, que actualmente tiene un rendimiento superior al 5%.

Los bonos suelen ofrecer menos riesgo y volatilidad que las acciones, en parte porque brindan ingresos garantizados que las acciones no tienen. Entonces, cuando los bonos rinden aproximadamente lo mismo que las acciones, su atractivo para posibles rendimientos aumenta, especialmente en una base ajustada por riesgo.

La encuesta más reciente también mostró que la preocupación por el crecimiento económico sigue alejando a los gestores de fondos de las acciones, pero al mismo tiempo, se espera que la inflación del consumidor disminuya y las tasas de interés a corto plazo también disminuyan.

El mayor riesgo para los gestores de fondos sigue siendo una crisis crediticia bancaria y una recesión global. Además, el sector inmobiliario comercial en EE. UU. o la Unión Europea es considerado el culpable más probable, seguido de la banca «en la sombra» de EE. UU. y Europa.